EL EJERCICIO

De acuerdo a la OMS (Organización Mundial de la Salud) se denomina ejercicio físico a “… cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energía.”. Sin embargo, conviene aclarar que si bien cada vez que nos movemos para trasladarnos de un lugar a otro estamos utilizando a nuestros músculos y también gastando calorías, el concepto de exhortar al ejercicio surge más como una invitación a oponerse al sedenterismo (que fomenta el hábito de no moverse).

El día tiene 1440 minutos. Si lográsemos dedicar al menos 30 minutos de cada día a movernos se podrían prevenir un largo número de enfermedades. Moverse es activar nuestro espíritu nómada, de búsqueda, de encuentro, de aventura y desafío. Es retar a nuestro cuerpo a alcanzar una nueva meta y es fortalecer a nuestro tejido muscular para que siga siendo la elástica palanca de nuestra vida. Hacer ejercicio es sacudir nuestro esqueleto e impedir que se acumule el posible polvo de la vida sedentaria. Hacer ejercicio es acceder a un medicamento milagroso, Nicholas Pimlott, de la revista Canadian Family Physician, de Canadá.

 El sedentarismo físico se presenta con mayor frecuencia en la vida moderna urbana, en sociedades altamente tecnificadas en donde todo está pensado para evitar grandes esfuerzos físicos, en las clases altas y en los círculos en donde las personas se dedican más a actividades intelectuales. La vida sedentaria encierra una terrible paradoja con su espejismo de aparente comodidad inmediata, pero terribles consecuencias a mediano y largo plazo. Al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud. Esto se debe en parte a la insuficiente participación en la actividad física durante el tiempo de ocio y a un aumento de los comportamientos sedentarios durante las actividades laborales y domésticas. El aumento del uso de los medios de transporte "pasivos" también ha reducido la actividad física.

Por actividad física se entiende una actividad metódica, es decir, regular que implique que todos los órganos del cuerpo se pongan en movimiento, fortalezcan los músculos y los huesos y revitalicen el sistema circulatorio. Muchas de esas actividades físicas son tan simples como caminar o usar la bicicleta. 

Actividad física en el hombre pre-histórico:

El hombre primitivo utilizaba el ejercicio físico como medio de vida: la caza y la pesca como medio para obtener alimentos, el uso de armas y utensilios rudimentarios para defenderse de los animales depredadores y enemigos. Para sobrevivir era necesario dominar la marcha, la carrera, el salto, la trepa, el lanzamiento de fuerza y precisión, la lucha... incluso la natación. El dominio del arco, del lanzamiento de piedras o de la honda, exigía un cuidadoso aprendizaje.

Según Ballón y Gamboa, “en aquellos tiempos primitivos el hombre debía sobrevivir en ambientes hostiles, en los que imperaba la ley del más apto o del más fuerte, para lo cual debió desarrollarse y mantener un óptimo estado físico para protegerse y defender a los suyos. Cuando el hombre empezó a extender sus dominios sobre la superficie terrestre fue necesariamente un gran nómada, un gran caminante en búsqueda de sus alimentos y con la fortaleza necesaria para cargar el fruto de su búsqueda así como para huir de las inclemencias ambientales. Es probable que solo corriera para cazar o para huir de peligros. Seguramente la actividad física también estuvo vinculada a las prácticas guerreras, actividad necesaria en las luchas por conquistas personales y territoriales. Con el correr de los tiempos esa necesidad de aptitud física, impuesta por la naturaleza y necesaria para la sobrevivencia, fue perdiendo vigencia conforme la “culturaleza” (Oriel 1989) impuso sus reglas y lo que hoy conocemos corno sedentarismo inició su presencia cuando los pobladores primitivos desarrollaron destrezas para controlar su ambiente y no necesitar de sociedades nómadas. Así, el primitivo hombre nómada, cazador y recolector, que se nutría de vegetales silvestres y carne magra de animales de caza, evolucionó al nuevo mundo de la agricultura, de la avicultura, del pastoreo, a la domesticación de animales para su movilización, aprendiendo a nutrirse con carnes grasas y granos con gran contenido de carbohidratos.

 Finalmente, se establece como el hombre moderno, citadino, lector, pensador, oficinista y con evolutivos medios de transporte, que ingresa a una sociedad en la cual una de las metas principales es la de desarrollarse bajo el principio del mínimo esfuerzo, en un creciente sedentarismo, acompañado de la ingesta de más carnes grasas, más sal, más azúcar y menos vegetales (Faergeman 2005), factores que lo han conducido a grandes dificultades en el control de su peso y han contribuido al desarrollo de un nuevo biotipo, así corno al incremento de la presencia de los factores o marcadores de riesgo coronario”.

De acuerdo al investigador danés Ole Feargeman, el hombre ha modificado enormemente la composición de la dieta a través de la historia, tal y como se observa en el cuadro adjunto y desde luego se ha puesto en riesgo de acumular excedentes de grasa que obstaculizan la circulación de las grandes arterias de nuestro cuerpo. 

La "actividad física" no debe confundirse con el "ejercicio". Este es una variedad de actividad física planificada, estructurada, repetitiva y realizada con un objetivo relacionado con la mejora o el mantenimiento de uno o más componentes de la aptitud física. La actividad física abarca el ejercicio, pero también otras actividades que entrañan movimiento corporal y se realizan como parte de los momentos de juego, del trabajo, de formas de transporte activas, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

¿Qué es entonces el ejercicio?

 Para fines de este primer capítulo de sección, el ejercicio físico debe entenderse como la actividad física recreativa, que se realiza en momentos de ocio o de tiempo libre, es decir fuera del trabajo o actividad laboral. Es una afición que obtiene una vivencia placentera, comunicativa, creativa y social de nuestras prácticas corporales.El ejercicio físico implica la realización de movimientos corporales planificados y diseñados específicamente para estar en forma física y gozar de buena salud. El término de ejercicio físico incluye la caminata planeada, el trotar, el pedalear, el bailar, el nadar, la gimnasia de salón y desde luego la práctica de un deporte formal, ya sea individual o de grupo.

Referencias:

  1. Pimlott N. The miracle drug. Can Fam Physician 2010 May; 56(5):407.
  2. Haskell WL, Lee IM, Pate RR, Powell KE, Blair SN, Franklin BA, et al. Physical activity and public health: updated recommendations for adults from the American College of Sports Medicine and the American Heart Association. Circulation 2007;116(9):1081–93.
  3. Ballón C, Gamboa R. El hombre y el ejercicio físico. Rev Per Cardiol 2008;34(2):122-129.
  4. Oriel A. Antropología Médica. 1989. México: McGraw-Hill - Interamericana.
  5. Faergeman O. Eur Heart J 2005;7:(suppl. A).

 

 

 

 

 

Hits: 03037